NOVEDADES



El dragón chino



El dragón chino es un animal mitológico y legendario de China y de otras culturas asiáticas. Dispone de nueve partes de animales: ojos de langosta, cuernos de unicornio, morro de buey, nariz de perro, bigotes de bagre, melena de león, cola de serpiente, escamas de pez y garras de águila. El dragón también ha adquirido una gama casi ilimitada de poderes sobrenaturales, de tal forma que es capaz de camuflarse como un gusano de seda o hacerse tan grande como el universo completo. Puede volar entre las nubes o esconderse en el agua. Puede formas las nubes, volverse invisible o brillar en la oscuridad. Se considera la personificación de concepto del yang (masculino), relacionado con el tiempo como propiciador de la lluvia y el agua. Origen He Xin exponía que los primeros dragones representaban una especie de cocodrilo, más concretamente el Crocodylus porosus, antiguo cocodrilo gigante conocido por su habilidad de sentir los cambios en la presión del aire, anticipando así la llegada de la lluvia. Esto puede haber sido el origen de los atributos míticos del dragón de controlar el tiempo, especialmente la lluvia. Otros han propuesto que su forma está relacionada con la fusión de los tótems de varias tribus. Algunos investigadores informan que el primer emperador de China legendario usaba una serpiente en su escudo de armas, de tal forma que cada vez que conquistaba una nueva tribu incorporaba el emblema del enemigo derrotado al suyo, explicando por qué el dragón parece tener características de otros animales. El dragón como gobernante del tiempo y el agua Los dragones chinos están relacionados con el agua en las creencias populares. Se cree que son los gobernantes de los cuerpos en agua en movimiento como cascadas, ríos y mares. En este caso el dragón se representa a menudo como un humanoide, vestido con ropas de rey pero con la cabeza de dragón. Muchas veces se les considera a cargo de los fenómenos meteorológicos relacionados con el agua, de tal forma que en la antigüedad muchas poblaciones chinas tenían templos dedicados a su Rey Dragón local. En épocas de sequía o inundación era costumbre que los ancianos y autoridades locales llevasen a la comunidad a dedicar sacrificios y celebrar ritos religiosos para apaciguar al dragón y pedirle lluvia o el cese de ésta. Referencias culturales Número nueve El número nueve se considera afortunado en China, y los dragones chinos están relacionados con él. Un dragón chino se describe en términos de nueve atributos y suelen tener 117 escamas: 81 masculinas (9×9) y 36 femeninas (9×4). Por esto el dragón tiene nueve formas así como nueve hijos. El “Muro de Nueve Dragones” es un muro con imágenes de nueve dragones diferentes que se encuentra en palacios y jardines imperiales. Dado que el nueve se consideraba el número del emperador, solo los más altos oficiales tenían permitido lucir nueve dragones en sus togas, mientras que los oficiales de menor rango lucían ocho o cinco dragones. Zodiaco chino El dragón es uno de los doce animales del zodiaco chino. Se cree que cada animal está relacionado con ciertos rasgos de personalidad. Los años del dragón suelen ser los más populares para tener hijos. Dragon-chino Carreras de barcos dragones En ciertas festividades, son importantes las carreras de barcos dragones. En estos barcos montan equipos de hasta doce remeros y tienen tallada la cabeza de un dragón en la proa.

¿Es machista el idioma español?: el debate sobre arrobas, equis y términos sexistas



"Todo cambio cultural se refleja en la lengua, que es como un sismógrafo social", explicó a Infobae Pedro Luis Barcia, ex presidente de la Academia de Argentina de Letras y de la Academia Nacional de Educación, y con eso todos parecen estar de acuerdo. "Pero por falta de sentido y conocimiento del sistema lingüístico se mentan mal las realidades", aclara, sobre el uso del símbolo "@" o de la "x" en las terminaciones de los sustantivos para esquivar los masculinos y femeninos, y da el puntapié inicial para el debate. "El uso de la arroba al final de la palabra para sugerir doble valor femenino y masculino es un mamarracho, porque la arroba no es un signo lingüístico y no puede integrar palabras (…) En cuanto al uso final de la "x", el mismo no alude a doble punta sino a una indeterminación, pues es signo de enigma por resolver", explicó el lingüista. Sobre el desdoblamiento de los sustantivos, el juicio es aún más categórico, en tanto "contradice una de las reglas básicas del idioma: la economía". Desde México, la lingüista Concepción Company dialogó con Infobae sobre esos interrogantes: "No es que me oponga, pero sí creo que el lenguaje inclusivo no sirve para nada. La igualdad no se consigue forzando un mecanismo tan sedimentado como es una lengua, sino por el contrario, el cambio tiene que venir de la sociedad; entonces sí, lo más probable es que la lengua lo recoja".Las lenguas amerindias, por ejemplo, no poseen marca de género, es decir, una distinción dentro de cada palabra para indicar si es femenina o masculina. Y pese a esto, eran sociedades profundamente patriarcales. No les interesaba la marca de género, sino otras cosas como designar si el objeto del que hablaban era animado o desanimado. Otro ejemplo es el finlandés, que tampoco tiene marca de género y en cambio sí se trata de una sociedad bastante igualitaria. Pero si seguimos indagando, el turco tampoco tiene marca de género y es una sociedad muy desigual, en la que las mujeres están subordinadas. El hebreo, por su parte, se presenta como un extremo: incluso los verbos poseen marca de género. Entonces, aunque el idioma español presenta una especificidad -así como el francés presenta la suya, en la que el debate sobre el lenguaje inclusivo se ha vuelvo aún más álgido por cuestiones morfológicas del idioma-, lo cierto es que pareciera que no existen evidencias de una relación directa entre lengua, género, sociedad y discriminación. La doctora y profesora de Literatura Karina Galperin respondió a Infobae la pregunta sobre el carácter sexista del español: "No diría que el español es machista, pero sí creo que responde a un patrón que comparte con casi todas las sociedades que conocemos y que es que el masculino tiene una prevalencia por sobre el femenino". El arroba y la equis nos solucionan ese problema en donde se conjuga lo ideológico con lo práctico en la lengua escrita. Ahora, el problema sigue planteado en la medida en la que son signos impronunciables. Sobre qué cambios sí y qué cambios no, la especialista dijo que existe una suerte de darwinismo: "Por ejemplo el 'todos y todas'. El desdoblamiento de los sustantivos en sus formas masculinas y femeninas es muy largo y lo largo en la lengua no va; por el contrario, son más plausibles las soluciones breves. Entonces tenemos algunas soluciones pero por el momento éstas son malas; es decir, son mejores que el problema pero seguramente no sean las soluciones definitivas". Desde España, la poetisa y editora de la revista PlayGround, Luna Miguel, habló con Infobae sobre su apoyo al lenguaje inclusivo: "Creo que nos ayuda a entender que el mundo en el que vivimos es más amplio y complejo de lo que se piensa. Y que hay cuestiones que nuestro lenguaje sexista no nos permite nombrar y que quizá deberíamos plantearnos corregir". La escritora es una defensora de las transformaciones del lenguaje, sobre todo en momentos en los que la sociedad cambia, pero no las limita a las cuestiones de género. "Todos los días encontramos palabras nuevas que surgen de aplicaciones o de las redes sociales, y que nunca antes hubiéramos imaginado que pasarían a ser parte de nuestra cotidianidad, como 'tuitear', 'instagramear', 'linkear' y un largo etcétera. Ahora yo me pregunto: si nuestro lenguaje se abre a la tecnología, como también se abrió a otras lenguas, ¿por qué se niega a la inclusión? ¿Por qué se niega al feminismo?". En cuanto a la literatura, arriesgó que cree que "puede ser interesante ver cómo todos estos cambios llegan a una dimensión más estética y más lírica. Quizá nos demos cuenta de que hasta puede sonar hermoso". "La lengua es creatividad", dijo una lingüista dando una oportunidad a las transformaciones, y aclaró: "Serán los siglos -aplicados sobre esa creatividad de los hombres y las mujeres- los que decidan qué cambios se sedimentan y cuáles no". FUENTE: @Infobae

← Noticias anteriores